Examenes perinatales

    By: Lamaze International on Apr 01, 2013

    Examenes perinatales

      Sintomas de embarazo

      Como encontrar un proveedor de salud

       Sugerencias para un embarazo sano

          - Como cuidar tu cuerpo
          - Para pensar
          - Que hacer y que no hacer
          - Como desarollar su
            relacion con el bebe ahora

      Conozca la verdad

          - Clases de parto
          - Examenes perinatales
          - Como prepararse para
            lactar

      El baile de la fecha final

      Descanso en cama

    In English?

    1, 2, 3 Probando

    No todos los estudios prenatales que te sugieren los profesionales de la salud son necesarios. Aquí repasamos los cinco estudios que definitivamente necesitas y te contamos toda la verdad sobre los que no necesitas.

    Por Judith A. Lothian, RN, PhD, LCCE, FACCE, and Charlotte De Vries Adaptado de The Offical Lamaze Guide: Giving Birth with Confidence

    En esta época, quizá te parezca que tu médico tiene una nueva batería de estudios prenatales cada vez que vas a la consulta para hacerte un examen. En el pasado, los obstetras y ginecólogos y las parteras solo acostumbraban a controlar algunos signos vitales aPrenatal Tests lo largo de todo el embarazo de una mujer, pero durante los últimos 20 años, el alcance de los estudios prenatales ha aumentado drásticamente. Sin embargo, no toda la comunidad médica está de acuerdo en que todos esos estudios adicionales tengan algún valor. En lugar de estar atentos para detectar problemas, muchos profesionales de la salud (los médicos mucho más que las parteras) ordenan demasiados estudios porque temen la responsabilidad profesional que se les puede imputar y simplemente esperan que haya problemas.

    Muchos de esos estudios nuevos fueron creados para diagnosticar problemas en embarazos de alto riesgo. Pero con el aumento de la medicalización del embarazo, se han vuelto estudios de rutina para mujeres sanas que no presentan riesgos conocidos. Sin embargo, eso no quiere decir que todos los estudios sean apropiados para todas las mujeres o que no supongan riesgos. Es posible que haya un problema que los estudios prenatales no muestren o bien que no haya un problema aunque el estudio sugiera que sí lo hay. Los resultados que no son claros o incluso son engañosos pueden alterar tu tranquilidad y disminuir tu confianza. El aluvión de estudios también puede hacerte pensar que el profesional sabe todo lo que debe saber sobre tu embarazo, lo cual no es así.

    En esta lista se detallan los estudios prenatales que todos consideran esenciales y también incluye otros estudios que es probable que te ofrezcan durante los próximos meses. Tienes derecho a hacer preguntas y a comprender por qué te recomiendan cada estudio, los detalles de cómo se realiza un estudio en particular, todos los riesgos asociados con el mismo y si existen métodos menos riesgosos para diagnosticar un problema o motivo de preocupación. El profesional que te atiende debe comunicarte que tienes derecho a negarte a que te realicen un estudio y también debe responder tus preguntas y respetar tus decisiones.

    Los básicos

    CONTROLES DE PRESIÓN ARTERIAL son necesarios porque el aumento de la presión arterial, especialmente durante el último trimestre, puede ser un signo de hipertensión inducida por el embarazo (llamada también preeclampsia o pretoxemia) y, si no se la trata, puede ser peligroso para ti y para el bebé.

    CONTROLES DE PESO asegúrate que estés subiendo lo suficiente de peso para cuidar la salud de tu bebé; los controles no son para evitar que subas demasiado de peso. Al registrar el aumento del útero, el profesional que te atiende puede asegurarse que tu bebé está creciendo bien. Si el útero aumenta de tamaño con más rapidez que la esperada, eso podría indicar algo bastante distinto: un embarazo múltiple.

    ANÁLISIS DE SANGRE permiten identificar una serie de factores, incluidos tu tipo de sangre y recuento celular, el nivel de hierro, la inmunización contra varicela y otras enfermedades y el factor Rh, además de ciertas enfermedades o infecciones de transmisión sexual. Se los considera análisis de rutina y todos admiten su importancia porque ayudan a determinar tu bienestar general.

    ANÁLISIS DE ORINA sirven para monitorear el estado del azúcar y las proteínas en el organismo. Un nivel alto de azúcar puede sugerir diabetes, y un nivel alto de proteínas en el organismo puede indicar la presencia de una infección de vejiga que se puede tratar. Las proteínas en la orina, especialmente durante el último trimestre, pueden indicar hipertensión inducida por el embarazo (ver más arriba).

    Aunque los análisis de orina sencillos se han hecho de forma rutinaria durante años, no existen muchos datos que demuestren que son importantes para las mujeres sanas, en especial si no tienen presión arterial alta.

    LATIDOS FETALES el profesional que te atiende puede monitorearlos con un fetoscopio (un tipo de estetoscopio) o un dispositivo Doppler de mano. Este estudio puede dejarte tranquila sobre la salud del bebé, pero tu propio conocimiento de los movimientos del bebé a lo largo del día y la noche es igual de importante. No es necesario realizar sonogramas o monitoreo fetal electrónico para analizar esos indicadores.

    Los otros

    CONTROLES CERVICALES son invasivos y, por sí solos, aportan poca información útil durante los primeros meses de embarazo; además, no existe evidencia de que deban formar parte de la atención prenatal de rutina. Un Papanicolau puede servir para diagnosticar enfermedades de transmisión sexual y otras infecciones, pero también se puede usar un análisis de sangre. El único caso en el que un control cervical puede ser realmente útil es si han pasado más de dos semanas de la fecha prevista del parto y tu médico intenta determinar si la inducción es apropiada.

    ECOGRAFÍAS (sonogramas) crean una imagen del bebé dentro del útero usando ondas de sonido que se producen moviendo un transductor (como un mouse de computadora) a lo largo del vientre de la madre. A menudo se las utiliza para determinar la fecha del parto o para tratar de diagnosticar problemas, pero no siempre son confiables. La mal interpretación de los resultados de un sonograma puede derivar en intervenciones innecesarias o incorrectas.

    Por ejemplo, en los estudios de translucidez nucal se usa la ecografía para medir el espacio transparente (de ahí translúcido) en el tejido de la parte posterior del cuello del bebé. Los médicos usan esas mediciones para evaluar el riesgo del bebé de presentar síndrome de Down y otras alteraciones cromosómicas. Pero el diagnóstico no es definitivo: la ecografía no detecta directamente los problemas cromosómicos ni puede decirte con seguridad si los cromosomas de tu bebé son normales. Lo que sí te da es una mejor idea de las probabilidades estadísticas de que tu bebé tenga un problema. Además, un resultado normal no es garantía de que todo esté bien (solo indica que es poco probable que haya un problema), y un resultado anormal no implica que tu bebé tenga un problema (solo indica que el riesgo de que haya un problema es mayor). Es posible que solo te traiga preocupaciones innecesarias o, en casos desafortunados, una alegría infundada.

    La Organización Mundial de la Salud y los Institutos Nacionales de Salud concuerdan en que las ecografías de rutina durante el embarazo no han sido evaluadas lo suficiente como para ser incuestionables. Existe un gran desacuerdo respecto del efecto de las ondas de ultrasonido en el feto. De hecho, la Administración de Drogas y Alimentos ha declarado que “las ecografías prenatales no se pueden considerar completamente inocuas”, y el Colegio de Obstetras y Ginecólogos de los Estados Unidos indica que se debe evitar el uso imprudente de la ecografía durante el embarazo.

    MUESTRA DE VILLUS CORIÓNICO (CVS) intenta detectar algunos defectos de nacimiento mediante la búsqueda de alteraciones cromosómicas. No es un estudio que se ofrezca de forma rutinaria pero se puede realizar alrededor de las 10 ó 12 semanas para detectar ciertos trastornos, como síndrome de Down, en todas las personas que se analizan. La CVS también incluye una evaluación de enfermedades como fibrosis cística o anemia falciforme si se considera que tu bebé corre ese riesgo, pero no puede detectar problemas del tubo neural, como espina bífida. Hay una pequeña probabilidad de obtener un resultado falso-positivo (un resultado que indica incorrectamente que podría haber un problema), por lo que con frecuencia la CVS conduce a la amniocentesis (ver más abajo) para la confirmación. La realización del estudio durante una etapa demasiado temprana del embarazo se ha asociado con defectos en las extremidades, como dedos faltantes en las manos o los pies, y con aborto espontáneo.

    PRUEBAS DE DETECCIÓN EN SUERO MATERNO, incluyen la prueba de alfafetoproteína y pruebas con marcadores múltiples, como la prueba de detección triple, y se realizan entre las semanas 15 a 20 para detectar la presencia de proteínas u hormonas en tu sangre que puedan indicar un problema genético o de desarrollo en el bebé. Estas pruebas tienen una tasa alta de falsos positivos que, con frecuencia, se descubren después de obtener resultados diferentes en otras pruebas o cuando los bebés nacen sin problemas. Los resultados pueden provocar ansiedad innecesaria y, además, requieren que se realicen más pruebas.

    Tienes derecho a negarte a realizar esos estudios de detección. Antes de decidir, piensa en qué harías con los resultados. Si no quieres dar el paso siguiente, la amniocentesis (ver más abajo), lo más razonable es que no te realices estos estudios. Si tienes antecedentes familiares de enfermedades genéticas, incluidos defectos del tubo neural, puedes considerarlos, pero también puedes rechazarlos.

    AMNIOCENTESIS es un procedimiento en el que se extrae una pequeña cantidad de líquido y células del saco amniótico que rodea el feto y se la analiza para detectar si el bebé tiene síndrome de Down u otros defectos de nacimiento. A muchas mujeres, en especial las mayores de 35 años, las presionan para que se realicen este estudio. Lo que quizá no se enfatice es que se trata de un estudio invasivo que pone el cuerpo de la mujer y el del bebé en peligro de infección, que posiblemente provoque sangrado, pérdida de más líquido amniótico, parto prematuro, stress fetal e incluso aborto espontáneo.

    Una vez más, es fundamental que pienses en qué harás con los resultados antes de que aceptes una amniocentesis. Si la información obtenida no cambiará para nada el curso de tu embarazo, entonces probablemente no valga la pena realizar el estudio. Sin embargo, quizá te resulte útil saber de antemano que tu bebé tiene un problema. Debes decidir lo que es mejor para ti.

    PRUEBA DE GLUCOSA es un estudio para diabetes gestacional, enfermedad que se diagnostica en aproximadamente 5% a 7% de las mujeres. Se realiza entre las semanas 24 y 28; debes tomar una mezcla especial de azúcar y, una hora después, se toma una muestra de sangre y se mide el nivel de glucosa en la muestra. Si el nivel es demasiado alto, es posible que tengas diabetes gestacional. No obstante, es importante que sepas que tu bebé necesita mucha glucosa, que le ayuda a crecer y desarrollarse. La única posible desventaja de esta enfermedad es que quizá el bebé necesite grandes cantidades de glucosa y que sea grande al momento de nacer.

    Tú decides

    Las parteras de los Países Bajos usan el término “arruinar el embarazo” para referirse a las preocupaciones innecesarias que provoca un resultado falso positivo de un estudio prenatal en la futura madre, dice Barbara Katz Rothman, autora de Recreating Motherhood (Recrear la maternidad) (Rutgers University Press). Ellas entienden que esa información equivocada puede quitarte la alegría, la tranquilidad y la relación relajada con el bebé que llevas en tu vientre.

    De modo que recuerda eso cuando escojas del menú de estudios que se te presentan. Los estudios prenatales de rutina pueden medicalizar tu embarazo y quitarte confianza. Es posible que te hagan sentir que tu salud, tu felicidad y la perfección del bebé están aseguradas o que te causen miedo y creas que tu bebé no va a nacer sano. De cualquier manera, los estudios prenatales no pueden garantizar ningún desenlace específico, de modo que quizá no justifiquen las emociones adicionales que acarrean.

    Si te niegas a que te realicen un estudio prenatal, recuerda que no eres ni la primera ni la última mujer en tomar esa decisión. No todos necesitan enterarse que puede haber problemas con el bebé ni desean hacerlo, y muchas mujeres no quieren exponerse a las falsas alarmas y preocupaciones. Es posible que lo que tu médico considera un estudio absolutamente necesario no lo sea para una partera. Y puede ser que no lo sea para ti tampoco.

    Released: April 1, 2013, 9:17 am | Updated: April 2, 2013, 12:15 pm
    Keywords: Healthy Pregnancy | Prenatal Tests |


    You must create an account or login with your existing account to provide article ratings.

    Healthy Pregnancy - Spanish

    Healthy Pregnancy - Spanish

    Your Pregnancy Week by Week
    Find A Lamaze Class
    Lamaze Video Library
    Push for Your Baby
    Lamaze Online Parent Education



    Copyright 2014 Lamaze International. All rights reserved. Privacy Statement | Terms of Use